Un dibujo… Una línea: Encuentro con Mathieu Dufois

Harem ©Mathieu Dufois

La relève, 2018 ©Mathieu Dufois

série Hors Vue ©Mathieu Dufois

Série L'éclipse, 2014 ©Mathieu Dufois

Trulli
Harem ©Mathieu Dufois
Trulli
La relève, 2018 ©Mathieu Dufois
Trulli
série Hors Vue ©Mathieu Dufois
Trulli
Série L'éclipse, 2014 ©Mathieu Dufois

Premio Nuevo Coleccionista de Arte 2019, otorgado durante la edición 2018 de la FIAC bajo el techo de cristal del Grand Palais de París, Mathieu Dufois es recompensado por su trabajo gráfico que combina hoja de dibujo y papel fotográfico, dibujo y 7º arte en extraños juegos de similitudes, jugando con nuestras percepciones y apreciaciones.

Sus dibujos en piedra negra están inspirados en las tomas cinematográficas de películas de detectives estadounidenses de los años 50, reproducciones, imágenes desgastadas que han sobrevivido a lo largo del tiempo y que son reelaboradas con materia mineral La densidad de la piedra negra crea problemas universales, a veces fantasmales, a veces intrigantes, donde los personajes parecen descomponerse en la blancura de las reservas.

Desde hace varios años, la obra de Mathieu Dufois se expone en varios lugares: una exposición individual en 2015 en el Centre de Création Contemporaine Olivier Debré de Tours (CCCOD); en la exposición Drawing Now con la galería que lo representa, la Galerie Particulière/Galerie Foucher-Biousse, Il revient actuellement d’une résidence au Centro de Arte Fayoum en Egipto, en colaboración con el CCCOD y dos exposiciones personales estarán en exhibición este otoño.

Nacido en 1984, Mathieu Dufois, apasionado del cine, compone dibujos, modelos y vídeos. El dibujo es la base de toda su producción. Un dibujo que transcribe las imágenes fijas de estas películas oscuras, pobladas de heroínas y gángsters. Mathieu Dufois también se inspira en fotografías antiguas o en las tomadas por él para la serie Harem.

Secuencias cinematográficas ancladas en las mentes, lugares cargados de historia, explora una memoria colectiva, descifrada por una emoción particular, reinterpretada por la piedra negra cuyo rastro en el papel aporta una nueva densidad. El dibujo, como el cine, está relacionado con la noción de tiempo. En el dibujo, la imagen se va revelando poco a poco y hace reaparecer a personajes que ya existían. Un aspecto casi tridimensional emerge de su obra donde cada forma se pone en volumen. El negro intenso aporta tanta profundidad que cada personaje parece destacar, como en la serie El Eclipse… Un modelo dibujado.
Fotografías e imágenes de archivo son la inspiración de estos dibujos y componen territorios desconocidos para invertir. El grano del papel y la textura de la piedra negra aportan una consistencia enigmática e insondable. Sutil evanescencia. Fundidos superpuestos, formas abstractas, adivinar cuando se localiza la escena. La sombra da forma a la escena, más que luz, escenas extrañas y perturbadoras en el límite entre la realidad y el onirismo, entre la ficción y el mito. Imágenes antiguas para no molestar a los de nuestra vida cotidiana. O un mundo animal en negativo. Como no ver la cosa real. El artista trata de ir más allá de los límites del lenguaje gráfico para reescribir una historia pasada.
Con su técnica única – los fondos negros se dibujan primero y luego se borran con un borrador – Mathieu Dufois crea así puentes entre estas imágenes que cruzan nuestros ojos y nos impregnan y nuestra existencia. Desde el séptimo arte hasta las artes gráficas, desde el mundo real hasta los mundos íntimos, ahora cada uno tiene que componer su propio escenario.

Marlène Pegliasco: Mathieu Dufois, cuéntanos sobre tu proceso de trabajo.
Mathieu Dufois: No estoy en un proceso de sobreproducción. Soy alguien que alimenta, observa y absorbe los lugares a los que voy. Durante mi última residencia en el Centro Fayoum, no dibujé pero tomé muchas notas, fotografías, hice bocetos y es ahora, una vez que entré en mi taller en Tours, cuando empiece a trabajar. Con esta técnica de aproximación creativa, doy forma a varias ideas, varío el dibujo, la idea de volumen, la idea de imágenes en movimiento con vídeo…… Además, las maquetas son una parte importante de mi trabajo, son elementos esenciales para hacer mis películas pero también son una especie de decoración para experimentar el dibujo con proyecciones de imágenes. Me gusta trabajar en la diferencia de texturas, jugar con las proporciones de escala, desde lo infinitamente grande hasta lo infinitamente pequeño. En cuanto a mi inspiración, juego con la memoria colectiva. En 2017, en la Dordoña, me aventuré en las relaciones animales y en los primeros temas que los seres prehistóricos representaban en las cuevas. En Fayoum, me enfrentaba a ruinas y restos milenarios. Todo esto tiene sentido.

M.P.: Tu material favorito es la piedra negra. ¿Cómo refleja su inspiración?
M.D.: Cuando era estudiante, trabajaba mucho con grafito y grafito y lápiz de mina y cuanto más se aventuraban mis dibujos en temas nocturnos, más brillantes eran sus aspectos, lo que no me convenía porque quería encontrar una textura mate. Un profesor me aconsejó que me centrara en el grabado, pero al final, fue una serie de dibujos hechos con piedra negra en Turín lo que despertó mi corazón por este medio. El negro aporta una densidad, una especie de aterciopelado sobre papel que se asemeja al grano de plata de las fotografías antiguas, una densidad que se expresa plenamente sobre el papel como arcos de papel. La piedra negra es una herramienta técnica con la que se puede trabajar. La punta es gruesa y ya no se puede borrar porque deja huellas. Cuando quiero crear zonas muy blancas en el dibujo, evito que el polvo se mezcle con él o trabajo con la técnica del negro, una antigua técnica de grabado que saca a relucir los blancos. Con la piedra negra, borro las formas, dibujo rasgos muy representativos y otros lo suficientemente borrosos como para que los rostros no sean reconocibles y cada imagen reactive un recuerdo personal.

M.P.: Tu dibujo está muy inspirado en el cine.
M.D. : Todos crecimos con el cine y la idea es asumir el pasado, no como nostalgia sino como algo intenso que vive en nosotros y que tiene algo que decirnos y revelarnos. La serie Hors Vue está basada en películas hechas por mi padre en Super 8. La textura es borrosa, granulosa, algo fantasmal emerge, los personajes -aunque sean de mi familia- son apenas reconocibles. Esta relación con el pasado terminó en mi casa en Dordogne. Ir a la fuente, al borde de la creación, en las bodegas donde se crearon las primeras imágenes, las primeras imágenes animadas cuando vemos cómo nuestros antepasados representaban la ilusión de movimiento en la Cueva de Chauvet. No es una nostalgia, al contrario, una forma de arrepentimiento: volver a las semillas nos permite desarrollar mejor la creación. Y quiero llevar esta creación al nivel más profundo, que las relaciones entre el pasado y el presente se alimenten, que las ideas se utilicen para crear una forma de continuidad entre los gestos primitivos y los digitales. Al igual que en las artes visuales, tenemos que volver a los medios que se han dejado de lado, la idea de un bucle sigue surgiendo en mi trabajo como si fuera a romper fronteras, como para referirnos al pasado y al presente. Comprender la raíz de todas estas formas artísticas.

M.P: ¿El dibujo te empuja a otros campos creativos?
M.D.: No tengo un solo sello, soy dibujante, cineasta, artista plástico, todo al mismo tiempo. Gracias a la maqueta y al vídeo, podré ampliar el dibujo a 3D, percibir los volúmenes, entrar en el interior del material, dar una ilusión, aportar movimiento. Este fondo de cine/arte es interesante porque mezclo escenografía, pintura, escultura, lo que me permite combinar los soportes para que todos puedan entrar en resonancia y abrirse a otra cosa. ¿Cuándo soy un cineasta o artista visual? Ninguno, para mí, no hay diferencia.

 

Retrato de un dibujante:
Si yo fuera un dibujo: un boceto de Géricault como su cuerpo estudia.
Una de las técnicas favoritas: el difuminado con piedra negra.
El medio más inusual: el flujo luminoso de la proyección de vídeo.
“Dibujar es como”: existir.

Marlène Pegliasco

Licenciada en Historia del Arte y residente en Toulon, creé el blog Art In Var (www.artinvar.fr) para compartir con mis lectores, las ricas noticias artísticas de este hermoso departamento. Esta ...

Ver perfil de autor

Más artículos de Diseño

Más artículos para ti

El esbozo es un rastro, una huella emocional que se origina, en el artista Nicolás Aiello, en la experiencia vinculada a nuestras prácticas sociales y en los estigmas urbanos. Se necesitan días o…