Los dibujos de Frédéric Fenoll entre el”Infierno y el Paraíso”

©Frederic Fenoll

©Frederic Fenoll

©Frederic Fenoll

Trulli
©Frederic Fenoll
Trulli
©Frederic Fenoll
Trulli
©Frederic Fenoll

#NICE Los dibujos de Frédéric Fenoll se expresan en plural cuando cada uno de ellos, en la misma hoja, encaja en otro como en un juego de muñecas rusas donde cada figura cuenta un momento de la historia del arte. Cuando este vertiginoso viaje en el tiempo es también el trampolín para saltar al vacío. O de un vuelo a ese fuego de un sol donde Ícaro se quema las alas…

El espacio del dibujo se convierte entonces en este lugar de una dramaturgia donde el tiempo del dibujo, la linealidad de la narración y las figuras invocadas se cruzan y chocan. Un tema medieval se une al pop art, orbes florales del art nouveau se combinan con fanzines y esta historia occidental es absorbida por un espacio japonés o un paisaje chino que se apodera de la mitología egipcia. El artista atrapa esta afluencia en una trampa con sus redes inextricables. El infierno y el paraíso son uno y lo mismo. El espacio se expande, se contrae o se recompone bajo miradas alucinatorias, construcciones psicodélicas. Todo no es más que una explosión y gestación, las panzas están cargadas de estrellas, los animales las vigilan en su silencio siderúrgico, el cielo es una cortina de escombros geométricos, filamentos de babas, ojos, espirales, bocas, signos, torceduras..

En la tradición de los grandes visionarios, el artista se enfrenta a esta realidad enterrada que desafía con una visión escatológica o al revés, el mito de un paraíso perdido. Nos encontramos con William Blake, Félicien Rops o Louis Soutter. Podemos adivinar el aliento de Dante. Y sin embargo, aquí se requiere algo innovador: la mirada de Frédéric Fenoll no está tan en contacto consigo mismo como con las imágenes que la historia del arte restaura. Estos son los que se convierten en el verdadero marco del dibujo. Son la génesis de la misma y llevan la intuición de nuevas formas cuya gestación nos dicen

De este caos que sostiene el dibujo, la perfección del gesto, la paciencia de los trazos, la precisión de los volúmenes, sin embargo, paradójicamente apuntan a este lado de un renacimiento a la vez plácido y atormentado, ligado a esta obstinación maníaca por medirse con el mundo. El arte es esta lucha. Ruido y furia. Pero también silencio y contemplación. Todo se telescopa entonces para un negro fértil en el que las líneas y las figuras cavan y dilucidan la idea misma del dibujo, se miden contra él y encuentran la luz

 

Dibujos de Frédéric Fenoll
7 febrero – 30 marzo 2019
Galería Depardieu
6 Rue Dr Jacques Guidoni

06000 Niza

 

Michel Gathier

Con formación literaria, Michel Gathier desarrolló su pasión por el arte a una edad muy temprana, especialmente durante largas estancias en el extranjero. Ha colaborado en la revista “L...

Ver perfil de autor

Más artículos de Diseño

Más artículos para ti

Encontró su camino con el grabado y ahora lo completa con el dibujo. Dos medios que revelan un universo singular, un soñador, de donde salen personajes y animales imaginarios. A través de sus…
#DIBUJO Ubicada en Barcelona desde hace quince años, ADN Galerie presenta artistas emergentes cuyos conceptos integran temas de actualidad. Presente en ferias internacionales como Artissima o Drawing Now, vuelve por segunda vez a…
#DIBUJO Nació en 1985 en el seno de una familia de maestros vidrieros que le transmitirán el gusto por la historia del arte y las composiciones figurativas. Después de una maestría en Historia…