¡Un dibujo… una línea! Retrato de Sarah Navasse-Miller

©Sarah Navasse-Miller 

©Sarah Navasse-Miller 

©Sarah Navasse-Miller 

©Sarah Navasse-Miller 

Trulli
©Sarah Navasse-Miller 
Trulli
©Sarah Navasse-Miller 
Trulli
©Sarah Navasse-Miller 
Trulli
©Sarah Navasse-Miller 

#DIBUJO Nació en 1985 en el seno de una familia de maestros vidrieros que le transmitirán el gusto por la historia del arte y las composiciones figurativas. Después de una maestría en Historia del Arte de París I, Sarah Navasse-Miller viajó a los Estados Unidos para estudiar Artes Visuales en la Universidad Americana de Washington. Representada por el Galería Vitoux El año pasado también expuso en el Palais de l’Institut de France en el marco del Premio David Weill y en la exposición de arte contemporáneo DDessin. Estos dibujos con cuerpos entrelazados son visibles este verano en el Galería Vachet-Delmas.

Marlène Pegliasco: Sarah, ¿podrías presentarnos tu trayectoria profesional?

Sarah Navasse-Miller: Crecí en un taller de vitrales donde mis padres participaron en la restauración y creación de vitrales. Desde los 5 años me invitaron a proponer modelos en los que ellos mismos estaban trabajando. A los 13 años presentaron una de mis propuestas por primera vez en una convocatoria de proyectos, y fue ésta la que fue seleccionada para un salón de baile municipal. También vi muchos paneles de vitrales de la antigua iglesia que se desplazaban por las mesas luminosas del taller, principalmente de los siglos XVI y XIX. Estas imágenes me fascinaron por el contraste entre la monumentalidad de sus composiciones y la meticulosidad de cada pieza de vidrio, pintada en 3 o 4 capas de gris, y en la que a veces se esconden huellas digitales de los pintores, o detalles llenos de humor o delicadeza invisibles para el espectador a 12 metros de profundidad.
Así que empecé a trabajar en el taller de vitrales, aprendiendo a dibujar en sitios de restauración, donde se erosionaban fragmentos de manos, pies o rostros. Para las composiciones, es el diseño de las redes de plomo lo que me enseñó mucho: estas líneas refinadas circulan a través de los vitrales. Más allá de su papel estructural (mantener todas las piezas juntas), también permiten que el ojo circule en la composición, un poco como las geometrías ocultas de Fra Angelico…. Además de este trabajo de taller, comencé a estudiar historia del arte que me nutrió y me abrió a otros mundos.
Poco a poco, me fui alejando de los vitrales para desarrollar una práctica más solitaria de la pintura. Encontré una mayor libertad que la de la pintura de plomo sobre vidrio, y un espacio donde mi investigación podía ser más espontánea e inmediata. Así que fui a los Estados Unidos a estudiar en una universidad donde me concedieron una beca para la Maestría en Bellas Artes. He trabajado en la pintura, la observación directa más a menudo, en relación con el cuerpo en sus aspectos más comunes y extraños al mismo tiempo.
Sólo cuando regresé a Francia tres años más tarde, el dibujo ocupó el centro de mi práctica. Al llegar a un pequeño estudio sin taller en París, decidí desenrollar rollos de papel en la pared y trabajar en el dibujo como lo haría en la pintura. Limitando mis medios al papel, lápices y borradores, abrí una exploración más densa donde cada dibujo hacía nuevas preguntas, y fue con una serie de obras en este pequeño espacio que entré en la Casa de Velásquez de Madrid, un lugar excepcional que me permitió ganar confianza y desarrollar plenamente los hilos que empezaba a seguir, momento en el que pensé en volver a la pintura, pero desde entonces he estado dibujando. Me di cuenta de que la pintura sobre cristal de las vidrieras era la fuente de mis dibujos, a menudo monumentales, con un trabajo de luz y borrado.

Marlène Pegliasco: ¿Por qué esta predilección por el cuerpo humano, formas muy etéreas y casi fantasmales?

Sarah Navasse-Miller: A menudo me he preguntado por qué me fascinaba tanto el cuerpo, y ciertamente hay varias pistas que intentaré explicar aquí.
La parte más antigua de un recuerdo vago pero literalmente anclado en mi cuerpo: tuve una lobectomía del pulmón cuando tenía ocho años. Dibujé durante mi estancia en el hospital, y tengo un recuerdo de algo visceral entre lo que sentí de la herida en mi propio cuerpo y lo que estaba pasando en la página. Más allá de la forma externa del cuerpo, es por lo tanto un estado de sentimiento, del mecanismo orgánico y de la conciencia de lo que la envoltura del cuerpo esconde lo que me interesa.
En mi obra pictórica me fascinaba toda la extrañeza y la belleza de las imperfecciones, me molestaba la omnipresencia de imágenes de cuerpos alisadas y estereotipadas, y carecía de representaciones que sublimaran las huellas del tiempo y las partes o puntos de vista ocultos del cuerpo.
Finalmente, en lo que estoy trabajando hoy es en la forma en que el cuerpo habla, incluso antes de la aparición de las palabras, expresando así nuestra relación con el mundo, nuestros miedos, deseos, miedos y alegrías. Un detalle en la forma de los hombros, la colocación del cuello o de los pies puede afectarnos por razones casi inconscientes. Todos estos aspectos se acumulan a lo largo de los años: el aspecto visceral, la envoltura ordinaria y extraña, y el lenguaje inconsciente del cuerpo. El reto es renovar esta investigación y nutrirla constantemente dados los antecedentes que ha tenido en la historia del arte desde los albores de los tiempos!

El tratamiento etéreo de los cuerpos en mi trabajo es el resultado directo de las herramientas que utilizo: el grafito. En todos los casos, es plateado y captura la luz. El negro más profundo de un 8B siempre será brillante. El aspecto casi fantasmal me hace pensar en la magia de los antiguos vitrales que se han erosionado: el grisáceo puede ser casi invisible, y sólo perceptible bajo ciertas luces. El tiempo hace que los elementos desaparezcan y obliga al espectador a prestar especial atención, ya que debe escanear la superficie en busca de trazas que no pueden ser detectadas inmediatamente. El borrado, por lo tanto, invita a reducir la velocidad de la mirada. También permite a menudo jugar con varias lecturas, ocultando elementos en este espacio entre la aparición y la desaparición.

Marlène Pegliasco: ¿Qué papel juega el dibujo en su creación?

Sarah Navasse-Miller: Actualmente, el dibujo está en el corazón de mi creación. Al limitar mis medios, al grafito y al papel, empujé más puertas de las que imaginaba. Al principio, trabajé en los valores, permitiendo mostrar u ocultar las cosas en el resplandor de la luz o de las tinieblas. Luego jugué con lo que las sombras podían decir sobre cosas que no existían. Pienso también en la riqueza de la huella, de las capas superpuestas como en la pintura, o en el borrado. Hoy en día, mi atención se centra cada vez más en el soporte, la forma y la textura del papel. Actualmente trabajo con una gran variedad de papeles (en su sombra, flexibilidad, grosor, fibra…) que corto o rasgo y pego, y que funcionan como filtros o pieles, o que dibujan siluetas. La riqueza de las escrituras y texturas de grafito también me parece cada vez más infinita.
Yo diría que considero el dibujo como pintura: mi paleta es la de las hojas que utilizo, mis materiales son su textura natural o la que les doy a través de las capas de lápiz y borrador. Rápidamente me di cuenta de que me sentía más cómodo con los formatos grandes, y siento que estoy empezando a aprender a domar los pequeños. Por eso, pienso mucho en las pinturas de Goya como la del Vuelo de las Brujas (30x40cm en el Prado) que llevan en su interior una monumentalidad, un espacio y un movimiento asombrosos para una superficie tan pequeña. El grafito y el papel son, por lo tanto, mis principales herramientas, pero se alimentan de diversas fuentes y me llevan por un camino que sigue abriendo posibles vías de exploración.

Marlène Pegliasco: Háblenos de las dos exposiciones que presenta en la Galerie Vachet-Delmas en el Gard y en la Galerie Vitoux?

Sarah Navasse-Miller: La exposición de la Galería Vachet-Delmas”Homo Ludens, el hombre que juega” se centra en un elemento que ya estaba parcialmente presente en mi obra: la idea del juego como un espacio de dualidad entre seriedad y ficción, entre miedo y deseo, entre placer y peligro.

Homo ludens es el título original de una obra de principios del siglo XX de un historiador holandés, Johan Huizinga, que encontró un tercer calificativo después de Homo sapiens (hombre que sabe) y Homo faber (hombre que hace). El juego se describe como “un acompañamiento, un complemento, o incluso una parte de la vida en general”. Adorna la vida, compensa sus carencias, y en este sentido es indispensable”. En mis dibujos preparados para esta exposición, no es sólo la variación de una serie de juegos lo que quería mostrar, sino que son sobre todo las situaciones de juego las que nos permiten explorar nuestra relación con el mundo.

1,2,3 El sol, por ejemplo, muestra a una persona inclinada sobre sí misma escondiendo los ojos de ambas manos. Parece que está caminando sobre una isla de residuos orgánicos. La posición del cuerpo puede evocar la de Adán y Eva saliendo del paraíso terrenal de Masaccio en Florencia. La posición también evoca una huida o ceguera ante lo que ocurre en su entorno, donde fragmentos de alas caídas cubren el suelo. El juego infantil que da título a la pieza es, por tanto, sólo un punto de partida para una pluralidad de lecturas.

También me interesan las sensaciones creadas por las situaciones de juego. La desorientación que puedes sentir con los ojos vendados durante un juego de Colin-maillard, el mundo que cambia cuando estás escondido bajo una sábana, la tensión o excitación cuando te escondes y temes ser traicionado por tu propia respiración…. Todas estas experiencias muestran cómo el espacio mental transforma nuestro entorno, nuestro cuerpo y nuestra relación con el mundo. Esto se hace en el juego, pero también en la vida cotidiana, donde proyectamos constantemente nuestros miedos y deseos sobre nuestro entorno inmediato. El espacio del dibujo es entonces el lugar ideal para explorar estas situaciones: la superficie de la lámina puede albergar la ilusión de varias realidades que nos confrontan y nos hablan, al igual que en la lógica de los sueños. Huizinga también señala que la palabra “ilusión” deriva su etimología de “inlusio”, que significa “entrada en el juego”. Por lo tanto, el dibujo ocupa un lugar ideal para la exploración de este tema

Finalmente, otra parte del juego que me interesa es lo que revela sobre la naturaleza del ser humano: suavidad, curiosidad, precisión, o depredación y orgullo más cerca del híbrido griego. Huizinga habla de una “aspiración al triunfo” en el hombre, lo que significa que la competitividad ha sido siempre el motor de la evolución de la historia. En mi serie “Le chat et la souris”, los retratos de hombres y mujeres se yuxtaponen a los pájaros de varias maneras más o menos realistas. La atracción entre el ser humano y los animales juega en esta serie con tensiones de admiración y depredación, subrayando así la animalidad del hombre jugando como un gato con su ratón.

La exposición en París en noviembre en Marie Vitoux’s seguirá algunas de las direcciones abiertas aquí. El juego siempre estará presente con el título “Sobre un hilo”. Por otro lado, se tratará más bien de fragilidades y equilibrios inestables, direcciones e interrupciones. Me gustaría añadir a esto, además del trabajo de papeles que actúan como pieles finas, una instalación que integra fragmentos de pintura sobre vidrio suspendido.
Actualmente estoy tomando unos días en este maravilloso pueblo de Sauve donde se celebra la Galerie Vachet-Delmas antes de regresar al taller donde todavía me queda mucho por hacer para darle forma a esto. Tal vez la vía ferrata y los acantilados de escalada de la región alimenten algunas de las próximas piezas…

Retrato de una dibujante

¿Si fueras un dibujo? Un dibujo de António López García, el de una joven tumbada en una orilla de extrañas proporciones.

¿Tu técnica favorita? La goma de mascar en una película de grafito.

¿El apoyo más inusual? En mis últimos experimentos podría mencionar una hoja de 4cmx6cm, algo inusual para mí a quien le gustan los formatos de 2 o 3 metros!

¿”Dibujar es como…”? Juega. Jugar a caminar sin mapa ni GPS en un lugar desconocido que nos atrae.

Marlène Pegliasco

Licenciada en Historia del Arte y residente en Toulon, creé el blog Art In Var (www.artinvar.fr) para compartir con mis lectores, las ricas noticias artísticas de este hermoso departamento. Esta ...

Ver perfil de autor

Más artículos de Diseño

Más artículos para ti

#Dibujo: "Mi práctica dinámica se basa en un enfoque lúdico e inventivo de los materiales". El atrevido arte de Jennifer Caroline Campbell, una artista británica que vive y trabaja en Londres, se transforma…
#DIBUJO Es considerado como el pintor de la alegría. Sus coloridas obras han encontrado su fuente de inspiración en la luz y la atmósfera del sur de Francia Raoul Dufy (1877-1953)permaneció allí regularmente…
#DIBUJO Hace unos días se celebró en Londres la primera edición de Draw Art Fair. Este salón contemporáneo reunió a numerosas galerías europeas que presentaron a artistas en exposiciones individuales. La galería suiza…