Claire Tabouret, una historia de viajes e inmovilidad!

Claire Tabouret, My waves, 2019, Acrylique et Encre sur papier 140 x 107 cm Photo© Marten Elder/Courtesy Almine Rech

Claire Tabouret, To the ground (purple) 2019, Acrylique et encre sur papier 107 x 140 cm Photo © Marten Elder/Courtesy Perrotin

Claire Tabouret, Untitled, 2019, Technique mixte 460 x 345 cm, Photo©Marten Elder

Trulli
Claire Tabouret, My waves, 2019, Acrylique et Encre sur papier 140 x 107 cm Photo© Marten Elder/Courtesy Almine Rech
Trulli
Claire Tabouret, To the ground (purple) 2019, Acrylique et encre sur papier 107 x 140 cm Photo © Marten Elder/Courtesy Perrotin
Trulli
Claire Tabouret, Untitled, 2019, Technique mixte 460 x 345 cm, Photo©Marten Elder

#NANTES Si el mar pudiera dormir… A este ensueño interrumpido, Claire Tabouret da forma y movimiento, iza con fuerza las velas de su cuadro en el viejo cobertizo de plátanos del puerto de Nantes. Una historia de viajes e inmovilidad. O incluso el exilio, tal vez, si se tiene en cuenta el desprecio que algunas instituciones francesas sienten por la pintura….

Al otro lado del Atlántico, Claire Tabouret nos devuelve obras fuertes, de una poesía seria con colores intensos y a veces dolorosos – pinturas, dibujos o esculturas de yeso, todo marcado por la presencia de cuerpos pero también por su soledad o ausencia del mundo.

El espacio está atravesado por inmensas velas que el artista corta y reconstruye. Sobre su casi transparencia, pinta la convulsión o rigidez de los cuerpos reducidos a huellas, a huellas como si este mar fuera también un campo arado, entregado a todos los matices de los dramas o sueños de la humanidad. Suponemos que hubo vida, amor, efusión, pero sólo percibimos un eco seco, ahora sólo vemos el hueso. Claire Tabouret pinta seres en el momento de un nervio primitivo, sobre todo una narrativa, una psicología. Son los fantasmas que nos atraviesan y nos interrogan sobre quiénes somos. Los colores ya no se capturan en el reino de la naturaleza sino que, ácidos, emergen de otro mundo donde voces apagadas nos susurran desde verdades enterradas, el sueño o la posibilidad de un otro lugar al que la pintura nos permitiría acceder.

Las siluetas persiguen el espacio, se agitan en el aliento de un aire marino cuya misteriosa gravedad sufrimos. Las velas están llenas de estas huellas humanas y terrosas, mientras que en las paredes, el acrílico y las tintas difuminan la extrañeza de su luminoso halo. Tomado de un poema de Adonis, “Si el mar pudiera dormir” es una magnífica meditación sobre el horizonte de los cuerpos o su extinción, sobre el surgimiento de los sentimientos o su osificación, sobre la poesía misma cuando el arte logra darle forma como la música hablaría silencio.

Claire Tabouret dice: “Pinto lo que no veo” El arte es entonces el punto ciego que revela la pintura.

 

Hasta el 15 de septiembre

Claire Tabouret, “Si el mar pudiera dormir”

Galería HAB, Quai des Antilles, Nantes

Michel Gathier

Con formación literaria, Michel Gathier desarrolló su pasión por el arte a una edad muy temprana, especialmente durante largas estancias en el extranjero. Ha colaborado en la revista “L...

Ver perfil de autor

Más artículos de Arte Contemporaneo

Más artículos para ti

#GRANDPARIS Ochenta artistas de diferentes generaciones y prácticas se reunieron en una exposición para expresar su identidad y cuyos gestos artísticos dan forma al tejido de "Líneas de vida - una exposición de…
#MONACO Pensar en la tierra significa para un artista experimentarla carnalmente. Sentir tus heridas es también sufrir esta lágrima que la actividad artística revela y cauteriza al mismo tiempo. Para ello, Philippe Pastor…
#TOULOUSE Les Abattoirs, Musée-Frac Occitanie Toulouse, en colaboración con el Museo Picasso de París una exposición dedicada por primera vez a la relación entre Picasso y el exilio español. Desplegado en los tres…